DIVRI - Dirección de Veteranos y Rehabilitación Inclusiva

Anécdotas, historias de vida los jueves en la DIVRI.

jueves, 21 de julio de 2022

"Me amputaron las piernas, pero no mi pasión y orgullo de haber pertenecido al Ejército Nacional".

Comunicaciones DIVRI

Me amputaron las piernas, pero no mi pasión y orgullo de haber pertenecido al Ejército Nacional.

Las historias contadas con el cuerpo y los textos se apoderan de los militares del país.

El sargento (ra) Francisco Pedraza, del Ejército Nacional, indicó que gracias al fortalecimiento de sus habilidades y capacidades que recibe en la Dirección de Veteranos y Rehabilitación Inclusiva (DIVRI) ejerce su profesión y es un destacado deportista.


Pedraza es un hombre de gran talante, esfuerzo y disciplina; características que sobresalen para seguir con el camino deportivo, que cada vez más es ambicioso.


??Me amputaron las piernas, pero no mi pasión y orgullo de haber pertenecido al Ejército Nacional??, dijo al final de su intervención con voz enérgica. Y en seguida se escuchó un mar de aplausos en el recinto del Salón Rojo del Hotel Tequendama, en el centro de Bogotá, donde asistieron un poco más de mil personas.


??Le agradezco a la Dirección de Veteranos por resaltar la labor de los veteranos, guían y fortalecen las capacidades y habilidades de los militares y policías con discapacidad, puesto que su misión es que seamos reconocidos por esas capacidades, más no por nuestras limitaciones. Además velan porque seamos exitosos y reconocidos como víctimas del conflicto??, dijo.


Allí, el sargento Pedraza quien prestó sus buenos servicios por 24 años al Ejército, le agradeció a la Dirección de Veteranos y Rehabilitación Inclusiva, DIVRI, por haber fortalecido sus capacidades y habilidades en momentos en que sentía que no había futuro prometedor.


??Una vez liberado el primero de ellos, y tratando de liberar al otro, nos activaron un campo minado, lo que nos causa heridas a cuatro militares. Posteriormente por la gravedad de las lesiones, tuvieron que amputarme ambos miembros inferiores??, es su crudo relato.


Este soldado del Ejército Nacional tiene 45 años, es padre de tres hijos, perdió sus piernas en una operación de rescate de dos campesinos en la inspección de Policía de La Unión Peneya, Caquetá, quienes habían sido secuestrados por las Farc.


Al preguntársele qué beneficio le ha dejado la ley del Veterano, promulgada en el 2019, y que es objeto de desarrollo por parte de la DIVRI, el militar explicó que gracias a esta legislación ??nos aumentaron la pensión a los miembros de la Fuerza Pública que resultamos heridos por motivo de nuestro servicio, un reconocimiento a nuestra labor. Y uno de los hechos más importantes es que por fin tenemos una Dirección de Veteranos, hay una cabeza que nos representa ante el Ministerio de Defensa y demás entidades del Estado??.


Actualmente el sargento Pedraza es licenciado en lenguas modernas y brinda asesorías en la DIVRI. Además es deportista paralímpico, y practica casi todos los días pues se está preparando para los Juegos Parapanamericanos.

 

COMPARTIR